Identidad de género en la UNRC: Sheila, la primera trans que cursará con su propio nombre

26.11.2011 16:11

DIARIO PUNTAL

Un proyecto aprobado por el Consejo Superior para tener en los registros la designación que cada uno elige significa un gran paso para la comunidad LGBT. “Antes, muchas no querían estudiar”, dijo Sheila Bravo

A partir de un proyecto aprobado por el Consejo Superior, la Universidad Nacional de Río Cuarto dio un paso importante en los trabajos por la identidad de género, por lo que toda persona de la comunidad trans que pertenezca a la casa de altos estudios podrá estar registrada por el nombre que ha decidido adoptar. La iniciativa surge en medio de la discusión a nivel nacional por el proyecto que permite a las trans cambiar su nombre en el DNI.

Sheila Bravo será una de las beneficiadas por el proyecto de la UNRC. Actualmente está cursando su último año en el colegio secundario, y en el 2012 empezará a estudiar la carrera de Enfermería. Señaló que poder figurar en los registros con el nombre que decidieron adoptar, le significará a muchas personas la posibilidad de estudiar una carrera sin limitaciones.

“La posibilidad de que se haya aprobado este proyecto en la Universidad nos permite tener una mejor calidad de vida, para poder estudiar y tener una carrera”, indicó Bravo, que está en 6º año del colegio Comercial.

“Enfermería es algo que me gusta mucho y decidí estudiar eso, ya hablé con la gente de la facultad, que me atendió muy bien. Están muy enteresados en que empiece y yo también, por eso quiero hacerlo de todas formas”, explicó y luego agregó: “Ellos me dijeron que no va a haber ningún tipo de discriminación, que fuera tranquila a estudiar”.

- ¿Has tenido un acercamiento a lo que es la vida universitaria? ¿Cómo te has sentido?
- Estuve participando de las Jornadas de Puertas Abiertas de este año y tenía mucho miedo de entrar a la clase de presentación por el posible rechazo. Los profesores de Enfermería me salieron a buscar y me invitaron a sentarme con todos mis futuros compañeros. Me senté y los chicos ahí nomás se adaptaron, hablaron normalmente y no hubo discriminación en ningún momento. Espero que sea así durante todo el cursado de la carrera.

Sheila confiesa que de todas formas iba a estudiar en la universidad, que estaba convencida de seguir una carrera, pero que la aprobación de este proyecto en el Consejo Superior le da la posibilidad de hacerlo con más tranquilidad.

- ¿Dónde se siente más la discriminación con el uso del nombre?
- La discriminación se siente en todos lados, para las chicas como nosotras se siente en la calle, en la escuela, donde estemos hay discriminación. A mí me llaman en el colegio por mi nombre masculino, y nunca lo hicieron por el femenino, ninguno de los profesores. Una eligió el nombre femenino por algo y espera que la llamen de ese modo, pero no hay forma de hacerles entender.

Bravo consideró que la definición de un proyecto de estas características significa un gran paso para la comunidad trans y espera que se reproduzca en otras instancias, mientras que destaca el trabajo que ha realizado la delegada local de Attta (Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina), Eliana Alcaraz.

“Es importante que demos esta iniciativa, para que las otras chicas se animen a entrar en la universidad”, aseguró Sheila, y concluyó: “Es una posibilidad grande que nos llamen por el nombre que hemos elegido y no el que figura en el documento”.

Acciones para el respeto

El vicerrector de la Universidad Nacional, Javier Salminis, destacó que este proyecto pertenece a una serie de acciones que buscan el respeto por la identidad de género, adoptada o recibida, de cualquier persona que pertenezca a la comunidad universitaria. El proyecto había sido presentado por la agrupación Dinámica Estudiantil.

“Se avanza en una resolución para el respeto, la persona se anotará con el nombre que desee”, explicó el vicerrector, que agregó que se enviará la iniciativa al Consejo Interuniversitario Nacional para que se traten conceptos similares en otras universidades, mientras que se solicitará al Congreso de la Nación el tratamiento de la ley de Identidad de Género.

“Es un paso muy grande como institución; ésta es una decisión de la conducción para avanzar en temáticas relacionadas a la violencia de género, el maltrato, y la trata de personas, entre otras, mientras que se buscará incentivar a los docentes de la Universidad a que investiguen sobre las temáticas”, sostuvo Javier Salminis.

En este sentido, el directivo explicó que el objetivo es la creación de foros y espacios de formación para la comunidad educativa, con el apoyo de organizaciones sociales de la ciudad.

Entre los fundamentos del proyecto aprobado se indica que las agresiones y la discriminación que viven las personas trans podrían eliminarse si se analizan en una legislación que las contemplen.

“Las personas trans tienen obstaculizado, cuando no vedado, el derecho a la identidad en la argentina. Desde pequeñas son agredidas en la escuela, en algunos casos desde las propias familias, terminando generalmente a una edad promedio de 12 años en la calle con el sólo recurso del trabajo sexual para su subsistencia”, dicen en la casa de altos estudios y agregan: “A partir de este momento se restringe el acceso a la salud, la educación y el trabajo, entre otros derechos, producto de lo cual el promedio de vida es de 35 años”, de acuerdo a datos que maneja la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires.

http://www.puntal.com.ar/noticia.php?id=116118